Otra idea de Galicia

Otra idea de Galicia Galicia Es, Sin Duda Alguna, La Nacionalidad Hist Rica De La Que Menos Suelen Ocuparse Los Medios De Comunicaci N, Pese A Tratarse De Una De Las M S Singulares Para Despejar Esas Brumas, Miguel Anxo Murado Ofrece Al Lector Un Recorrido, Mapa En Mano, De La Historia, La Sociolog A, La Pol Tica Y La Geograf A Gallegas Se Trata De Un Recorrido Moderadamente Heterodoxo, Y En Muchas Ocasiones Sorprendente, En El Que, Desechando Los T Picos Acumulados Sobre Este Pa S Tanto Por Sus Visitantes Como Por Los Propios Gallegos, Se Lanza Una Mirada Fresca A Fen Menos Como La Emigraci N, El Caciquismo, El Supuesto Conservadurismo De Su Sociedad O Incluso Los Malentendidos Acerca De Su Clima Y Su Paisaje Son Los Gallegos Realmente Celtas Por Qu En Galicia Apenas Se Venden Productos Contrala Cal De Las Lavadoras Qu Hac A El Rey Castellano Alfonso X Escribiendo Su Poes A En Gallego Este Libro Desmitificador, Ir Nico Y Ameno Procura Dar Respuesta A Muchas De Las Preguntas Que El Lector Pueda Haberse Planteado Alguna Vez Sobre Galicia Y, Sobre Todo, A Aquellas Que Ni Siquiera Se Hab A Planteado Hasta Ahora

Is a well-known author, some of his books are a fascination for readers like in the Otra idea de Galicia book, this is one of the most wanted Miguel-Anxo Murado author readers around the world.

❰Reading❯ ➾ Otra idea de Galicia Author Miguel-Anxo Murado – Stockbag.info
  • Paperback
  • 201 pages
  • Otra idea de Galicia
  • Miguel-Anxo Murado
  • Spanish
  • 14 December 2019
  • 9788483067710

10 thoughts on “Otra idea de Galicia

  1. says:

    Este era un libro que levaba moito tempo querendo ler e animeime finalmente a facelo despois de ler A invenci n do pasado , tam n do mesmo o autor.O que mais me gustou do libro foron os temas relacionados coa evoluci n demogr fica e a econom a de Galicia, e como esta fixo mudar, o longo dos s culos, a contorna da s a paisaxe Tam n foron do meu agrado os primeiros cap tulos adicados a desenterrar a historia e orixe de Galicia Outros cap tulos destacables son aqueles adicados a lingua, a idiosincrasia galega e a di spora A documentaci n e bibliograf a son amplas, mais moitas citas, por non dicir todas, carecen de notas a pe de p xina A inclusi n do xe grafo Domingo Font n como f o condutor do ensaio un bo acerto e fai a lectura mais amena.Maiormente o libro est constru do sobre un recurso de estilo que se repite o longo de todo o texto Abordando un tema en cuesti n, Murado incl e unha cita de certo autor normalmente de contrastada relevancia A cita fai unha reflexi n acerca de Galicia ou alg n tema que atinxe a Galicia Murado emprega estas citas ben para contrapo er a s a tese, e dicir, desmitificar un prexu zo, ou ben a emprega como instrumento para consolidar a s a argumentativa O que non me gustou que ademais de citar textos Murado soe facer algunha observaci n, positiva ou negativa, do persoeiro citado Se esta apreciaci n importante para a s a exposici n est xustificada Sen embargo, en moitas ocasi ns, estas apreciaci ns non son mais ca xu zos de valor que non ve en o caso, o que desde o meu punto de vista resta credibilidade o libro Un chega a pensar se en lugar de desmitificar non est Murado a constru r o seu propio relato mitificado.Valen de exemplo as opini ns de Alberto Mart n de Hijas e Pal ndromo M sz ros, mbalas d as certas e con pouca marxe para a discusi n Poder a tam n citar os gratu tos descualificativos que lle presta a Ortega e Gasset quizais porque Murado o considera disc pulo de Men ndez Pindal, personaxe o que parece que lle ten certa aversi n ou a sorprendente falta de menci n de Enrique Rajoy como un dos autores, xunto con Alexandre B veda e moitos mais, do Estatuto de Autonom a de Galicia de 1936 o libro moi dado a inclu r chascarrillos desta ndole, mais parece que s se son tiles para apuntalar unha determinada visi n Por isto, a medida que fun lendo o libro volvinme mais inmune as apreciaci ns de Murado sobre as personaxes que menciona Por n, qu dome coas s as reflexi ns, que xa de por si fan co libro vaga a pena, e o seu amplo co ecemento literario e historiogr fico, valiosas fontes de informaci n para seguir ampliando co ecemento sobre Galicia e o pobo galego.Comparto tam n o comentario doutro lector sobre que a edici n en galego incl e numerosos erros gramaticais Con sorte ser n corrixidos nunha vindeira edici n.

  2. says:

    Unha panor mica apreciable pensada para os non galegos pero que tam n nos pode aproveitar a moitos de aqu.Gustoume sobre todo polo ben que vai tecendo as distintas historias e a fluidez con que leva o lector dunhas a outras.Polo seu enfoque xeral abusa un algo do dato t pico, pero m rao desde unha iron a que se agradece.No lado negativo, sorprendeume o descoido da traduci n pronomes mal colocados, palabras soltas sen traducir, alg n verbo en tempo composto M goa dun traballo m is serio de revisi n.

  3. says:

    Confuso repaso a los t picos e ideas preconcebidas sobre Galicia que termina por ser otra acumulaci n de t picos acompa ados de alg n que otro error desconcertante por ejemplo afirma que la densidad de poblaci n de la Provincia de Pontevedra supera a la de los Pa ses Bajos cuando es sensiblemente inferior

  4. says:

    Unha vez que un deixa a un lado o seu respecto toponimia Coru a, Finisterre atopa un libro excelente, ameno e, como di o autor, desmitificador, que se le facilmente e resulta efectivo para lembrar quen somos e de quen vimos sendo.

  5. says:

    Batiburrillo decepcionante El autor, bajo un estilo te ricamente did ctico, tiene la mala costumbre de incorporar apreciaciones personales poco objetivas con bastante inquina, totalmente fuera de lugar en un ensayo de este tipo Si a esto se le une la inclusi n dispersa de aseveraciones con posicionamientos muy tajantes sobres aspectos cuanto menos pol micos de la cultura gallega y su relaci n con Espa a haciendolos pasar por verdad absoluta y sin aportar citas, o referencias que apoyen sus sentencias, queda una sensaci n desagradable de estar leyendo un libro escrito para reforzar las creencias de un p blico fiel y no la de pretender abrir la mente del profano.Hay partes del texto que me han despertado mucho inter s, generalmente aquellas pocas donde siento que se aleja de los t picos y los traumas habituales de los nacionalismos y de verdad trata aspectos m s transversales de la identidad cultural, que son poco visibles para el observador casual y que tienen m s que ver con la vida com n que con la historiograf a pol tica Desgraciadamente no es la t nica del ensayo y se diluye en un discurso mucho m s ortodoxo de reivindicaci n pol tica de la entidad nacional gallega.Hay un cap tulo muy sintom tico De la Gallegofobia a la Gallegofilia en el que el autor, interpreto, trata de justificar muchos de los complejos hist ricos del pueblo gallego como reflejo del odio manifiesto al que tradicionalmente les han sometido otras naciones y fundamentalmente la Espa a castellana para posteriormente hacer referencia al curioso hecho de que en los tiempos recientes el gallego cae bien y se le considera simp tico y entra able Este cap tulo tiene 21 p ginas, de las cuales se dedican 20 a relatar, con abundancia de citas, la Gallegofobia, para despachar la Gallegofilia en poco m s de 1 p gina, llena de observaciones personales sin ning n rigor, disfrazadas de supuesta verdad en las que se sentencia que esa filia proviene del paternalismo y la condescendencia.

  6. says:

    Lo he le do en castellano porque en la biblioteca de Lugo no ten an la versi n gallega Galiza is different too , pero, dadas las cr ticas negativas a la versi n gallega incomprensible siendo el autor gallego, gallegohablante y no precisamente iletrado muy comprensible conociendo la desidia del mundo editorial, sin embargo , casi que me alegro Lo que m s me ha gustado del libro han sido los cap tulos sobre el reino de Gallaecia indigesto para los mucho asturianos y mucho espa oles que se crean que Asturias fue un reino y que es la Espa a m s verdadera y el resto s lo territorio reconquistado y sobre el idioma lengua de poetas o pobres, tradicionalmente, y hoy lengua de los mejores intelectuales y artistas patrios Manuel Rivas, Suso de Toro, Miguel Anxo Bastos o de clase trabajadora porque, desgraciadamente, hay mucho cosmopaleto, como dice Rivas, en la clase media gallega especialmente coru esa que se cree m s refinado o moderno por hablar castellano con acento gallego, quedas peor que mejor hablando castellano, jovenzuelo o estirado si quieres ser moderno, no hables castellano, que tiene mucha historia detr s o, como dice S chu Sende en su relato corto Madrith , m s o menos La lengua espa ola evocababa a las nuevas generaciones el chotis o el cocido madrile o y lo consideraban una cosa folcl rica de sus abuelos habla ingl s, ingl s amerikano, dude, c mon, LMAO, jeez.1 CONSERVADURISMO Murado se empecina en desmitificar este aspecto gallego, siendo Galiza desgraciadamente un feudo hist rico del PP, un pa s cat lico soy el primero en concordar con Cela en que el gallego es cat lico s lo por si las moscas esc ptico en el fondo y prudente en la pr ctica, cosa muy gallega en muchos mbitos, para bien y para mal tambi n concuerdo con Cela en que un punto medio entre la proverbial prudencia gallega y el entusiasmo no nos vendr a nada mal, ese car cter cerril, poco emprendedor y enemigo de thinking outside the box es de las caracter sticas de mis propios paisanos que m s me desagradan y que menos comparto si quiera culturalmente, que la catedral de Santiago y la ruta peregrina m s famosa del mundo no se dan, vaya, en todas partes y una tierra como da a entender l mismo al hablar de los minifundios llena de propietarios el socialismo y el comunismo aqu no arraigan, cosa que se ve en nuestro nacionalismo pol tico, tan endeble para hacer frente al PP, se necesita un partido nacionalista de derecha vieja, paleolibertario y o liberal, no estatista, colectivista, enemigo de las grandes empresas y las transnacionales en la tierra de Amancio Ortega, que lleva aqu desde los 10, hace falta un partido nacionalista que lo encumbre y no que lo desprecio, por favor.2 VERSOS Citar versos gallegos de Rosal a, madre del nacionalismo gallego, en castellano, es de una dejadez, falta de respeto y mal gusto de carallo si bien el autor reconoce no haber querido emplear citas a pie de p gina, pues es un libro divulgativo y no acad mico, esta deber a ser la excepci n a la regla y quedar a un libro m s bonito, feraz y bien acabado que tal como est leer sus traducciones de Rosal a Rosal a la buena, no la que canta , como rosas en el gallego original por ngeles para contrastar mejor con negros , da noxo.3 IDENTIDAD GALLEGA Algunos se quejan por aqu de la defensa de la en el libro Yo, sin embargo, lo veo bastante timorato y tibio, pues en ning n momento entra, por ejemplo, en el car cter gallego frente al castellano, espa ol o de otras regiones yo lo veo as el mucho espa ol es amigo de sentenciar categ ricamente las cosas, lo que hoy se viene llamando cu ado , como si tuviera el cerebro de oreo el gallego, m s intelectual el sabio gal s Bertrand Russell concordaba con lo que voy a decir, y de tonto no ten a mucho , qui n lo dir a desde la ignorancia con respecto al car cter profundo gallego que muestran la mayor a de latinoamericanos y espa oles, es esc ptico, amigo de los matices y los grises, non si , depende Hume, sabio escoc s esta vez, consideraba esta forma de ser la m s genuinamente intelectual, en contraposici n a la que yo he comprobado qeu es mucho espa ola hacerse el listillo, resabido y mono alfa en sociedad en la l gica idiom tica cita al padre Feijoo de pasada y punto de que los galegos hablemos galego en Galiza m s de un turigrino espa olisto este verano se ha molestado como Castelao dec a Os bos galegos somos expatriados anque vivamos en Galiza por o rme hablar la lengua vieja, originaria del territorio, la que concureda con mi acento tambi n m s l gico, m s natural y m s ordinario que extraordinario deber a ser que los galegos con acento galego falemos galego na Galiza y no castellano, indirectamente impuesto a trav s de los siglos, o espa ol, esa construcci n artificial de distintos reinos que no se creen ni los m s espa ol simos de lo contrario respetar an las lenguas y dialectos que enriquecen su amada Espa a en lugar de, como buenos castellanos, madrile os, andaluces sentirse indiferentes o hasta beligerantes con respecto a ellas y tan cooficial como el espa ol hasta para turista hay que valer se va uno a un sitio distinto y quiere sentirse como en casa muy paleto, muy amerikano todo ello en lugar de apreciar y atesorar las diferencias como parte del viaje, peregrinaci n, cambio de aires, descubrimiento, turisteo Ah, me olvidaba trata el fen meno de la falta de autoestima gallega, pero tampoco ahonda como para llegar al enternecedor y proverbial vicio de la modestia gallega por experiencia propia, he visto que el trabajador sin cualificaci n promedio espa ol madrile o, asturiano o canario con los que trat en Londres , sin mucha cultura, dignidad ni inteligencia, tiene m s autoestima y soberbia que los 5 superdotados gallegos que yo he conocido, y eso es digno de investigaci n sociol gica y psicol gica como poco.Escribi un famoso madrile o Cervantes, nada menos Repara, hermano Sancho, que nadie es m s que otro, si no hace m s que otro. Sin embargo, cualquiera que conozca un poco el car cter espa ol promedio ya no digamos, en los extremos, la fatuidad madrile a o el supremacismo catal n , sobre todo visto a trav s de los ojos de un gallego y su proverbial modestia e hist rica falta de autoestima , se da cuenta de que esto no se en absoluto aplicable m s que para la identidad gallega El sentido espa ol del humanismo lo formul Don Quijote, dijo Ramino de Maeztu quien sale en este libro de Murado, y no muy bien parado alguna necedad sobre Galiza o los gallegos de la que ya me he olvidado con respecto a esa cita cervantina y, de nuevo, reitero lo dicho el humanismo gallego, quiz , porque el espa ol, y mucho menos el madrile o Maeztu, tambi n de MadriZ , en absoluto.Un buen ejemplo de todo esto, popular y actual, ser a Ant n nombre gallego un chaval modesto, licenciado en Filosof a, con sus lecturas encima y sus cosas, pero vamos, nada del otro mundo comparado con la mayor a pero que se hace llamar El madrile o en Twitter, se saca fotos con la mano agarr ndose los huevos, vestido con un ch ndal con varias banderas espa olas, como portada de un single y y se posee una vanidad infundada y rid cula tanto como artista como pseudointelectual bajo su nombre de, s , quiz ya lo sepas o hayas adivinado, C Tangana Ah dejo eso Y s , ya, que ese es su personaje y tal, pero, como dec a Vonnegut Somos lo que fingimos ser, as que debemos ser cuidadosos con lo que elegimos ser.M s de un espa ol e ingl s me ha dicho que Galicia es muy espa ola o Galicia es ESPA A sic y todo eso m s que gallega, claro, d nde va a parar a lo que me gusta responderles S , tan espa ola como Portugal o Macau, no muy diferentes a algunas calles y callejuelas gallegas Galicia es tanto o m s portuguesa que espa ola, y m s ella misma que ninguna otra cosa, valga la obviedad que tan pocos parecen o quieren ver como colonia de interior para turigrinos para m un peregrino es una cosa y un turista otra, en general, y en Galiza pues est n los peregrinos o los senderistas, a los que llamo turigrinos o veraneantes y para expolio energ tico, entiendo sus motivos.4 APRECIACIONES PERSONALES DEL AUTOR Con lo que han dicho algunos de Galiza al que le moleste que lo escriba as , le remito a Castelao y a mi derecho a tener la pol tica que quiera, que es una nacionalista liberal, en mi caso nos sobran los motivos, m s que a vascos y catalanes, como queda bien claro en el libro y los gallegos, bastante poca cosa me parecen las apreciaciones de Murado a Unamuno, por ejemplo, bien se le podr a tildar, sarc sticamente, de cristiano de buen coraz n, desde luego o incluso, por contraponerlo a sus formas, de cerdo recordando la famosa sentencia de L on Bloy Cualquier cristiano que no sea un h roe es un cerdo A Lopillo Cura que en la vecindad vive con desenvoltura para qu llamarle cura si es la misma enfermedad G ngora , quien, despreciando el gallego, aprendi portugu s, se le puede tildar de necio y hasta fatuo como poco.5 GALLEGOFOBIA Y GALLEGOFILIA Algunos se quejan de que dedique veinte p ginas a lo primero y s lo una a lo segundo Quiz si, siendo gallegos esa tierra milenaria con esa majestuosa catedral, escritores de primera, lengua m s importante de la pen nsula s lo detr s del castellano sigo hubiesen presenciados a peque os latinoamericanos sin lengua propia ni gran cultura propia antes de ser colonizados por los espa oles salvo algunos escritores geniales en el siglo XX haci ndote de menos como aparte de estudios, ciertos viajes, cultura e inteligencia mido dos metros, pues es especialmente rid culo, s , o canarios islas geogr ficamente africanas colonizadas por espa oles donde tiene acento latinoamericano y un solo escritor insigne pero mucho guiri, eso s , qu nivel llam ndote galleguito o gallegui o de nuevo, que mido dos metros pues uno, qu le vamos a hacer, no puede dejar de centrarse en la necia, estulta y verdaderamente desde la l gica irrioria gallegofobia o paternalista gallegofilia yo no cambiar a A Coru a como provincia, la m a, de la que debo decir, desgraciadamente, que en la ciudad tambi n hay mucho necio y fatuo coru s a la madrile a gallego de segunda y espa ol de tercera, para el caso , pues Galiza es tierra de campesinos, pescadores, escritores, pero no dandis y mucho menos juventud con talento y alguna posibilidad de llevarlo a buen puerto, que para un urbanita de verdad es una capital de provincia como mucho Cela, como gallego del medio de la nada Iria Flavia , que es precisamente lo que yo atesoro de Galiza Cai n, Mondo edo, etc tera o Umbral como urban cola de verdad, detestar an a los coru os, quienes, ya que estoy, son la excepci n a la regla en lo concerniente a la orgullosa siendo el orgullo mismo la excepci n a la regla de la baja autoestima gallega y o viciosa humildad cuando no abrumadora ternura c ndida , que no vanidosa, identidad gallega El orgullo es la firme convicci n que ya poseemos de nuestra val a en cualquier aspecto la vanidad, por el contrario, es el deseo de despertar esa misma convicci n en los dem s La vanidad hace a uno locuaz el orgullo, taciturno el propio Murado describe a los gallegos como taciturnos Schopenhauer , con muy poco que esperar en oferta cultural, innovaci n, emprendimiento y dem s por la contaminada Madriz sin mar ni la guiri y gentrificada Barcelona ni a punta de pistola conmigo la gallegofilia paternalista no funciona, ya que, al contrario que el catal n promedio, al que le encantar a estar en mi situaci n gen tica supremacistas dos metros y padre franc s , pocas veces se me ver identific ndome con otra cosa que gallego que me gustar a serlo completo y con m s dinero para vivir en un pueblo pesquero como quiera y de por vida, pero a n no estoy ah y me quedan algunas emigraciones m s, que en la fari a, a los 28 y en el 2019, ya me veo viejo y fuera de poca para meterme P D Sobre m como puede que me haya pasado de xen fobo o racista todo el mundo es xen fobo, racista y sexista hasta un punto o por poco que sea, es biol gico y natural preferir a tu grupo, por muy subconsciente y profundo que esto sea en la mayor a de los casos en casos conflictivos, siempre sale a la luz en algunos momentos el propio Castelao fue las dos le gustaba los negros pero no los castellanos, por ejemplo, como yo prefiero a los brasile os al resto de latinoam rica o a los irlandeses, escoceses y galeses sobre los ingleses, qu cosa de locos por otra parte, no les gustaban los jud os de la misma manera que a m no me encantan los musulmanes s lo los superficiales lo juzgan todo como igual, por parafrasear a Wilde, y todos estamos en nuestro derecho cultural, cirunstancial e intelectual de sentir diferentes grados de fraternidad con respectos aunos y aotros, siempre desde el respeto al ser humano en general , aunque, como yo, condenaba el nacionalismo racista diciendo que La raza no es tan siquera el signo diferencial de la nacionalidad, y no se puede fundar ninguna reivindicaci n nacional as lo dice Stalin invocando caracter sticas de raza Para nosotros, los gallegos, acostumbrados a recorrer el mundo y a convivir con todas las razas, el nacionalismo racista es un delito y tambi n un pecado Por mucho que yo sea tradicionalista y me guste la dial ctica heideggeriana me refiero a su tradicionalismo y conservadurismo mi tierra, mi gente, mi lengua, mis costumbres , no ulterior nazismo , reconozco que el nico nacionalismo viable en el siglo equisequispalito por mucho que a m me gustase uno parad jicamente elitista, es decir, a medida, idealizado, con una Galiza llena de gallegos enxebres hablando en galego y dem s es el liberal Y, ya que estoy Por qu los pa ses peque os son m s ricos discurso de Suso de Toro D.2 Si has le do esta rese a, gracias por tu tiempo e inter s y perd n por las digresiones, subordinadas y abuso de los par ntesis.

  7. says:

    Imprescindible.

  8. says:

    Enc ntame este libro de Murado Agora en galego.

  9. says:

    Algo que todo espa ol deber a leer.

  10. says:

    Estou aprendendo galego como lingua estranxeira e comprei o libro para aprender m is sobre o pa s e aumentar o meu vocabulario Aprend n cousas interesantes eu nunca vivira al e f xome pensar nalg ns t picos, pero dende as primeiras p xinas atopei moitos erros ortogr ficos e gramaticais E que os vexa eu que case non sei galego e moi grave Unha edici n nefasta, que fai que o libro perda m ritos para min, sobre todo porque un dos meus obxectivos era ler un bo texto Unha m goa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *